Mejores trucos para DORMITORIOS PEQUEÑOS – 12 Tips para decorar un DORMITORIO pequeño

Te enseño 12 trucos para hacer que un dormitorio pequeño parezca más grande. Veremos cómo jugar con la percepción visual, usando elementos que tenemos en casa. Espero te ayuden a decorar y hacer de tu dormitorio tu oasis personal.

Si estás buscando ideas para sacar el máximo provecho a un dormitorio pequeño, este artículo es para ti. En él, se presentarán maneras de hacer que un dormitorio pequeño parezca más grande y se vea espectacular y moderno, convirtiéndolo en un oasis personal.

Un espacio pequeño inteligentemente diseñado puede hacerle a la mente creer que es más grande de lo que aparenta. Para lograr esto, es importante distribuir los mobiliarios de manera adecuada, usar los colores correctos y prestar atención a ciertos conceptos y principios de diseño. En este artículo se presentarán consejos para lograrlo, como el uso de colores claros, la elección de estilos de diseño adecuados, la creación de espacio para la circulación y el uso del color para definir espacios, entre otros.

Claves:

  • El uso de colores claros puede hacer que un dormitorio pequeño parezca más grande
  • Es importante elegir estilos de diseño adecuados para hacer que el espacio se sienta más ligero y despejado
  • La creación de espacio para la circulación y el uso de muebles de estructura ligera pueden ayudar a hacer que un dormitorio pequeño parezca más grande

Uso de Colores Claros

En un dormitorio pequeño, el uso de colores claros es un truco efectivo para hacer que el espacio parezca más grande y luminoso. Los colores claros tienen la capacidad de reflejar la luz, lo que hace que una habitación pequeña se sienta más amplia y luminosa. Por otro lado, los colores oscuros tienden a absorber la luz y hacer que una habitación se sienta más pequeña.

Para acentuar el efecto de amplitud, es recomendable combinar el color de las paredes con el color del techo. Además, es una buena idea utilizar mobiliarios en colores o madera clara para aligerar su peso visual. Entre las opciones de colores para las paredes, se encuentran el blanco, el gris claro, el beige y los tonos cálidos y calmantes como el azul y el verde claro.

Las combinaciones monocromáticas son una buena alternativa para los dormitorios pequeños, ya que tienen un efecto relajante gracias a su uniformidad. En caso de optar por esta paleta de colores, es recomendable incluir texturas táctiles en los elementos decorativos, como cojines o alfombras, para dar profundidad y calidez al espacio.

Es importante tener en cuenta que los colores claros no solo amplían una habitación, sino que también pueden evocar emociones como la calma y la relajación, lo que es esencial para facilitar el descanso. Por lo tanto, se recomienda elegir colores claros sutiles que permitan evocar estas emociones.

Estilos de Diseño

Uno de los trucos más importantes es usar colores claros en las paredes y el techo para ampliar visualmente el espacio. Los colores oscuros pueden absorber la luz y hacer que una habitación se sienta más pequeña.

Además de los colores, es importante considerar el estilo de muebles y decoración que se utilizará en el dormitorio. Los estilos minimalista y escandinavo son recomendados para hacer que el espacio se sienta más ligero y despejado. También se sugiere crear un estilo híbrido combinando elementos de diferentes estilos para lograr un espacio con la estética deseada pero manteniendo la funcionalidad y simplicidad.

Para maximizar el espacio en un dormitorio pequeño, es importante dejar suficiente espacio para la circulación y considerar el uso de mobiliarios flotantes para crear una sensación de limpieza y contemporaneidad. También se recomienda evitar comprar un juego de habitación totalmente combinado y en su lugar optar por piezas que puedan funcionar de múltiples maneras y tener compartimientos ocultos para aumentar su funcionalidad.

Espacio para la Circulación

En un dormitorio pequeño, es importante dejar suficiente espacio para la circulación. La arquitecta y diseñadora de interiores Zaira Curín recomienda entender el espacio y jugar con los muebles hasta encontrar la posición adecuada para ellos. Aunque lo ideal es tener la cama en medio de la pared principal con mesitas a cada lado, en algunos casos esto puede reducir el espacio en ambos lados para la circulación. Para habitaciones de parejas, esta puede ser la única alternativa, pero para habitaciones de una persona, una excelente idea es colocar la cama hacia una esquina para tener solamente un área de circulación, pero más amplia. Incluso se puede usar esta área para colocar muebles como un escritorio, estantería o un rack para colgar la ropa.

Además, es recomendable evitar comprar un juego de habitación totalmente combinado donde todos los muebles son exactamente iguales y de la misma línea. En espacios pequeños, es mejor apostar por la funcionalidad y el balance asimétrico para adaptar el espacio a las verdaderas necesidades. Por ejemplo, no es necesario comprar dos mesitas de noche de madera iguales, se puede comprar una y al otro lado usar algo mucho más ligero como un banco, el cual también se puede usar en un momento determinado para alcanzar algo en el closet o sentarse para ponerse los zapatos. El balance asimétrico da una sensación mucho más libre y auténtica, aparte de que se puede aprovechar para hacer que los muebles tengan múltiples propósitos.

En espacios pequeños, el uso del color de manera estratégica puede ayudar a definir y darle carácter a un área específica dentro del mismo espacio. Sin embargo, se deben tener en cuenta los aspectos psicológicos del color y elegir colores claros, sutiles y que permitan evocar la calma y la relajación, emociones imprescindibles y necesarias para facilitar el descanso.

Por último, se recomienda optar por muebles de estructura ligera, asegurándose de que los muebles en el dormitorio tengan una composición, forma y colores ligeros. Es conveniente que tengan patas o que se pueda ver el espacio debajo de ellos, evitando los muebles con estructuras pesadas.

Uso del Color para Definir Espacios

En un dormitorio pequeño, el uso inteligente del color puede hacer que el espacio parezca más grande de lo que realmente es. Los colores claros son los favoritos en espacios pequeños, ya que amplían una habitación haciéndola más brillante y luminosa. Por otro lado, los colores oscuros tienden a absorber la luz, haciendo que una habitación se sienta mucho más pequeña.

Para acentuar el efecto de amplitud, es recomendable combinar el color de la pared con el color del techo. Además, en algunos casos, es una buena idea usar mobiliarios en colores o madera clara para aligerar su peso visual.

Las combinaciones monocromáticas son una buena alternativa para los dormitorios pequeños, ya que tienen un efecto relajante gracias a su uniformidad. En caso de que se opte por esta paleta de colores, es importante incluir texturas táctiles en los elementos decorativos, como los cojines o las alfombras, para darle profundidad y calidez al espacio.

Aparte de los colores, es importante tener en cuenta el estilo que se utilizará en el dormitorio. Algunos estilos pueden visualmente saturar el espacio o abrumarlo, por lo que es recomendable optar por estilos que ayuden a sentir el espacio más ligero y despejado, como el minimalista y el escandinavo.

Dejar suficiente espacio para la circulación es importante en cualquier habitación, especialmente en una habitación pequeña. Para ello, es importante entender el espacio y jugar con los mobiliarios hasta encontrar la posición acertada para ellos. En caso de que la habitación sea de una persona, una excelente idea es colocar la cama hacia una esquina para tener solamente un área de circulación, pero más amplia.

En espacios pequeños, el uso del color de manera estratégica puede ayudar a definir y darle carácter a un área específica dentro del mismo espacio. Es recomendable elegir colores claros, sutiles y que permitan evocar la calma y la relajación.

Optar por mobiliarios flotantes es una manera inteligente de sacarle provecho a cada centímetro de un dormitorio pequeño. Esta idea hace que el espacio se vea limpio, contemporáneo y más amplio, ya que el mueble flotante actúa como un truco a nuestro cerebro y hace que podamos ver los límites de la habitación.

Por último, es recomendable evitar comprar un juego de habitación totalmente combinado, donde todos los muebles son exactamente idénticos y de la misma línea. Es mejor apostar por la funcionalidad y el balance asimétrico para adaptar el espacio a las verdaderas necesidades. Además, es importante pensar en adquirir piezas que puedan funcionar de múltiples maneras y que tengan compartimientos ocultos para aumentar la funcionalidad de cada objeto.

Mobiliarios Flotantes

Una de las ideas que destaca es el uso de mobiliarios flotantes, como mesitas de noche o estantes multifuncionales, para hacer que el espacio se vea limpio y contemporáneo. Además, esta idea hace que el espacio parezca más ligero y amplio, ya que los muebles flotantes actúan como un truco para el cerebro y hacen que se perciban los límites de la habitación de manera diferente.

Los mobiliarios flotantes también pueden ser muy funcionales, ya que se pueden usar para almacenar pertenencias en el área inferior, como canastas o cajas. Además, Zaira recomienda evitar comprar un juego de habitación totalmente combinado en espacios pequeños, y en su lugar, apostar por la funcionalidad y el balance asimétrico para adaptar el espacio a las verdaderas necesidades. Por ejemplo, se puede comprar una mesita de noche y al otro lado usar algo mucho más ligero como un banco, que también se puede usar para alcanzar algo en el closet o sentarse para ponerse los zapatos.

Evitar Juego De Habitación Combinado

En un dormitorio pequeño, es importante evitar comprar un juego de habitación totalmente combinado. Al tener todos los muebles idénticos y de la misma línea, se puede crear una sensación de opresión y falta de originalidad en el espacio.

En lugar de eso, se puede optar por la funcionalidad y el balance asimétrico para adaptar el espacio a las necesidades del usuario. Por ejemplo, en lugar de comprar dos mesitas de noche de madera iguales, se puede comprar una y al otro lado usar algo mucho más ligero como un banco. Este banco también puede ser utilizado en un momento determinado para alcanzar algo en el closet o sentarse para ponerse los zapatos.

El balance asimétrico da una sensación mucho más libre y auténtica en espacios pequeños. Además, se puede aprovechar para hacer que los muebles tengan múltiples propósitos y así tener un espacio más versátil y funcional. Cuando se piensa en adquirir piezas que puedan funcionar de múltiples maneras, se puede optar por aquellas que tengan compartimientos ocultos, lo que aumentará la funcionalidad de cada objeto.

Piezas Con Compartimientos Ocultos

En un dormitorio pequeño, es importante aprovechar al máximo cada centímetro de espacio disponible. Una manera inteligente de hacerlo es adquiriendo piezas con compartimientos ocultos. Estas piezas aumentan la funcionalidad de cada objeto, ya que cumplen con múltiples propósitos.

Para guardar ropa, documentos, juguetes u otros objetos, se pueden adquirir otomanes o bancos con compartimientos ocultos. También se puede usar el espacio debajo de la cama, que es bastante amplio, y comprar cajas o compartimientos especiales para este propósito. En IKEA, se pueden encontrar varias alternativas para este fin.

Un cuarto organizado y visualmente despejado se ve más aireado y amplio. Por lo tanto, es importante mantener el orden y utilizar piezas con compartimientos ocultos para maximizar el espacio disponible. Además, estas piezas pueden ser de mucha ayuda en caso de no contar con suficiente espacio de almacenaje en el dormitorio.

Muebles de Estructura Ligera

Una manera infalible de hacer que un dormitorio pequeño parezca más grande y moderno es optar por muebles de estructura ligera. Es importante que los mobiliarios en el dormitorio tengan una composición, forma y colores ligeros. Es conveniente que tengan patas o que se pueda ver el espacio debajo de ellos.

Los muebles con estructuras pesadas y voluminosas pueden hacer que un espacio pequeño se sienta aún más reducido y abrumador. En lugar de eso, se recomienda optar por muebles con líneas simples y minimalistas.

Además, los muebles de estructura ligera son más fáciles de mover y reorganizar, lo que permite cambiar la disposición del dormitorio de forma rápida y sencilla. Esto es especialmente útil en dormitorios pequeños donde cada centímetro cuenta.

5/5 - (18 votos)

Deja un comentario